El chakra Anahata, o chakra del corazón, está representado por una flor de loto con doce pétalos. Cada uno de esos pétalos tiene escrito una sílaba en Sánscrito que representan doce vrittis.

Los vrittis en Sánscrito significan modificaciones de la mente que se buscan silenciar a través de la práctica del yoga.

En el caso de anahata chakra, las sílabas que contiene en sus pétalos son kam, kham, gam, gham, ngam, cham, chham, jam, jham, nyam, tam and tham. Que corresponden a los vrittis es lujuria, fraude, indecisión, arrepentimiento, esperanza, ansiedad, anhelo, imparcialidad, arrogancia, competencia, discriminación y desafío.

A través de una práctica enfocada en abrir el chakra del corazón estamos encaminando a nuestra mente a silenciar esos doce vrittis, para así permitirnos estar en un estado de conciencia.

Swami Vivekananda usa la metáfora de un lago para ilustrar este concepto:

“[Chitta] es la sustancia mental, y Vrttis son las ondas y ondas que surgen en ella cuando las causas externas inciden en ella. No podemos ver el fondo del lago, porque su superficie está cubierta de ondas. Solo es posible cuando las ondas han disminuido, y el agua está en calma, para que podamos echar un vistazo al fondo. Si el agua está embarrada, no se verá el fondo; si el agua está agitada todo el tiempo, no se verá el fondo. Si el agua es clara y no hay olas, veremos el fondo. Ese fondo del lago es nuestro verdadero Ser; el lago es el Chitta, y las olas son el Vrttis “.

Si logramos silenciar los vrittis que agitan nuestra mente, podremos ser capaces de ver más allá. De ver el fondo de nuestro corazón. Así, sin ningún inconveniente, podremos convertirnos por completo en seres de amor.

Namaste.

Categories: AnahataChakras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *